Radiofrecuencia

Tratamiento estético revolucionario

Hoy en día, la preocupación por mantenerse joven es un deseo común de hombres y mujeres. Existen numerosos métodos de rejuvenecimiento que se han creado para mejorar la apariencia, y uno de ellos es la radiofrecuencia.

Tratamiento indoloro y no invasivo  que remoldea y reafirma la figura. En aplicación fácial, elimina las arrugas fina y profundas y estimila la producción de colágeno.

Te contamos todo lo que debes saber sobre la radiofrecuencia: sus aplicaciones en la estética, los tipos de radiofrecuencia, tratamiento facial y corporal y los beneficios de esta tecnología para el rejuvenecimiento facial y corporal.

radiofrecuencia

¿Qué es la radiofrecuencia?

Este tratamiento es una técnica que se utiliza en medicina estética para acabar, entre otras cosas, con la flacidez y la celulitis, y que se basa en la aplicación de radiaciones electromagnéticas. En las zonas del cuerpo como en el abdomen, brazos y muslos la radiofrecuencia reduce la flacidez y las medidas. Este tratamiento tiene una gran diferencia de los demás: el tiempo de recuperación es mínimo o nulo.
El equipo emite energía que calienta la piel en su profundidad sin dañar la epidermis. Con el calentamiento el colágeno se contrae y estimula la producción de un nuevo colágeno. Este proceso conduce a una mejoría de las arrugas y la flacidez de la piel. En el combate a la grasa localizada y la celulitis la radiofrecuencia es aplicada profundamente en el tejido graso. Durante la aplicación es normal que se sienta el área caliente. Puede haber un ligero enrojecimiento que desaparecerá en poco tiempo.
El procedimiento se hace mediante descargas electromagnéticas con un cabezal de tratamiento que se mueve continuamente sobre la zona que se quiera trabajar. La duración del tratamiento dependerá del grado de flacidez y celulitis que se quiera combatir y de la zona en concreto: las sesiones en áreas como los brazos tienden a durar entre 25 y 30 minutos, mientras que otras zonas más grandes, como la tripa, pueden llegar incluso a la hora de duración. La cantidad de sesiones también dependerá del grado de flacidez y de la zona: habitualmente se necesitan entre 4 y 6 en tratamientos faciales y entre 6 y 10 en tratamientos corporales.
La radiofrecuencia es una técnica no invasiva, es decir, la aplicación no utiliza agujas. También es ablativa ya que no produce lesiones en la piel. Esto es, no habrá hinchazón, moratones ni descamación. Lo que permite un rápido retorno a sus actividades normales. Para obtener mejores resultados serán necesarias algunas sesiones. La formación de un nuevo colágeno aumenta con cada aplicación.
Tenemos que tener claro que después del tratamiento es necesario mantener la zona tratada protegida del sol, aparte de su recomendada hidratación. La anestesia no es requerida en este tipo de procedimientos ya que la práctica no suele causar dolor.
Existen dos modos de utilizar la radiofrecuencia, que dependerá del aparato que se esté utilizando. Cada aplicador actúa en una zona de la piel, esto es, la función dependerá del grado de profundidad de la piel que consiga. Los tipos de aplicar de radiofrecuencia son el bipolar y el unipolar. Con el aplicador bipolar el campo eléctrico se ubica entre los electrodos que se aplican sobre la zona a trabajar. El unipolar transmite energía a través de un solo electrodo, actuando sobre el tejido en zonas más profundas de la dermis.

Radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia facial es el tratamiento de rejuvenecimiento facial sin cirugía más sorprendente y beneficiosa que puedes encontrar en tu centro de belleza estética. Sus efectos son prácticamente como los de un lifting pero sin los inconvenientes de pasar por el quirófano.
Antes de nada nos gustaría empezar diciendo que para recibir un tratamiento de radiofrecuencia facial, se debe acudir a un centro de medicina estética y no intentarlo en casa. En cada sesión, se recomienda acudir con la piel limpia y libre de cualquier producto cosmético, como el maquillaje.
Antes de comenzar, se escoge la zona que va a ser tratada, a la que se aplicará un gel conductor. Después se apoya el aplicador sobre la piel y se desliza lentamente sobre la zona señalada hasta alcanzar la temperatura requerida para ese tratamiento.
Después de esta pequeña introducción, rápida y necesaria para cualquier principiante, vamos a pasar a profundizar más en lo que es realmente la radiofrecuencia facial y en lo que nos puede aportar a nuestra piel y a nuestra salud.
La radiofrecuencia facial trata de un método avanzado para reducir las arrugas, mayormente, sin necesidad de recurrir a procedimientos que requieran intervención quirúrgica. Hay mucho que saber sobre esta técnica, ya que hay no tanta gente sabe si realmente funciona, cuáles son sus beneficios y si presenta contraindicaciones determinantes o efectos secundarios.
Si no sabes realmente para qué sirve la radiofrecuencia facial, nosotros vamos a intentar contártelo todo. Como es de esperar, el principal objetivo de este tratamiento y de sus clientas consiste obtener un rejuvenecimiento facial y acabar con la flacidez del cutis. Y esto se consigue a la vez que se incentiva la producción de colágeno de las células y se causa el mínimo daño posible. La razón del funcionamiento de la radiofrecuencia y toda su investigación se basa en que el colágeno que hay en nuestra piel se va deteriorando a medida que vamos envejeciendo, dando lugar a las líneas de expresión.
Con el paso de los años, el sol, el estrés diario o la contaminación ambiental intervienen negativamente en el envejecimiento de la piel. La radiofrecuencia facial pretende combatir las arrugas, la flacidez y las líneas de expresión que han causado estos factores en tu piel.
El aparato que se usa es un generador de energía de radiofrecuencia que se aplica directamente sobre la zona envejecida con un gel. Como hemos comentado, se llega a temperaturas altas, normalmente no pasan a los 40º C, que estimularán y penetraran en las fibras de elastina y colágeno. El resultado se muestra tanto en la dermis como en la epidermis. De este modo, la disminución de la producción de colágeno que ocurre como consecuencia de factores genéticos, de las inclemencias ambientales o del foto-envejecimiento se verá mejorada.
Hay muchos tipos de equipos que se emplean, según el tratamiento que necesites. Por ejemplo, en el caso de la radiofrecuencia facial, se suelen utilizar electro estimuladores, masajeadores y tonificadores faciales. Generalmente, todos estos equipos de radiofrecuencias faciales trabajan a una frecuencia desde los 2 hasta los 250 GHz. Para conseguir resultados profesionales y en las mejores clínicas estéticas se emplean aparatos mucho más sofisticados, cuyos precios suelen estar entre los 1000 y los 1500 euros. Son los que se suelen emplear en centros de estética avanzada o médica.

Las zonas más comunes donde se suele realizar la radiofrecuencia facial suelen las papadas, el contorno de ojos y los pómulos. El aspecto en la piel de estas zonas cambia drásticamente y el efecto es de larga duración, incluso de semanas.

Radiofrecuencia corporal

Seguramente hayas oído hablar en muchas ocasiones de la radiofrecuencia corporal, uno de los tratamientos estéticos que mayores beneficios aportan de cada a suprimir grasa y flacidez, y que en poco tiempo se ha convertido en una de las grandes competencias de la liposucción tradicional. Sin embargo, al igual que con la radiofrecuencia facial, pocos son los que conocen realmente los beneficios y las aplicaciones que se le pueden dar en el campo de la medicina estética corporal.
La radiofrecuencia corporal se conoce como el procedimiento estético que genera un campo eléctrico además de un cierto calentamiento en capas profundas de la piel. Esta energía, en forma de calor, será la que consiga a separación de la zona adiposa de las paredes celulares y haga que las fibras se tensen a fin de suprimir la celulitis y la flacidez del cuerpo.
Los adipocitos son células de grasa que se acumulan poco a poco debajo de la dermis, cambiando de esta forma la silueta y la forma del aspecto natural de una persona. Además, por esta acumulación, también se puede llegar a provocar una obstrucción de las arterias y de las venas, dificultando así la circulación sanguínea y dificultando el proceso del sistema linfático.
Por todo esto, conseguir la disminución de estos problemas realizando la radiofrecuencia en la zona de cuerpo es algo determinante y muy importante si se quiere mejorar las complicaciones que esto pudiera causar. Además del factor de la salud, obviamente tenemos el aspecto estético que consistiría en otorgar un aspecto mucho más tonificado y muchos otros beneficios más que cambiaran tu piel por completo.
Aunque es cierto que la celulitis puede combatirse con diferentes técnicas, la piel de naranja puede llegar a ser uno de los problemas estéticos más comunes y difíciles de tratar. Las bajadas y subidas de peso que muchos solemos experimentar, los cambios hormonales, la incorrecta alimentación y el paso del tiempo son los factores que hacen que la celulitis se desarrolle aún más. La radiofrecuencia corporal es una técnica que se recomienda específicamente para evitar este tipo de problemas estéticos gracias a las muchas ventajas que tiene sobre el sistema linfático y circulatorio. También, en muchos casos se utiliza para optimizar los resultados que dan otros tratamientos estéticos.
En resumen, entre los beneficios que nos puede aportar este tipo de radiofrecuencia se encuentran la eliminación de daños estéticos, la mejora del drenaje linfático, la eliminación de la celulitis, la mejora de la circulación sanguínea, y la consecución de un efecto visible y casi inmediato de la reducción de la flacidez.
Aun siendo un tratamiento muy seguro y recomendable, siempre hay una serie de excepciones y casos en los que se debería considerar la realización de esta radiofrecuencia. Entre ellos están las mujeres embarazadas o lactantes, personas con marcapasos, personas con implantes, personas con enfermedades neuronales, personas con afecciones cutáneas, y algunos otros casos más que tendrían que ser consultados antes de animarse vivir esta experiencia

Para seguir navegando por el sitio, accepta la política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar