Cavitación

Adiós a la grasa localizada

Con el verano a la vuelta de la esquina, muchas de nosotras estaremos buscando maneras eficaces para deshacernos de esos kilitos de más, o incluso de conseguir un mejor estado para nuestra piel. Frente a estos problemas, llega la cavitación. Sigue leyendo si quieres saber si este es tu método

Elige el tratamiento estético de la cavitación si quieres quitarte la grasa localizada y remoldear tu figura.

Te contamos todo sobre la cavitación y sus aplicaciones en estética. Infórmate antes de solicitarla en tu centro de estética.

¿Qué es la cavitación?

La cavitación es un procedimiento no invasivo (es decir, no quirúrgico) que tiene el objetivo de eliminar la acumulación de grasa en ciertas zonas por medio del uso de ultrasonidos de frecuencia reducida. Estos se  colocan en la zona a tratar y, desde dentro, diluyen el tejido graso o adiposo, que posteriormente es eliminado a través de la orina y por medio del sistema linfático. Generalmente, esta manera de tratar el exceso de tejido graso no suele causar daños a las zonas cirundantes, por lo que se trata de una intervención prácticamente carente de riesgo para el paciente.

A grandes rasgos, podemos distinguir tres variedades de este procedimiento, determinadas a su vez por las necesidades del área a tratar:

  • Cavitación de tipo real: para esta primera variedad, el ultrasonido empleado tiene una frecuencia reducida.
  • La llamada supercavitación: es dos veces más eficaz que la primera, pues la intensidad de la misma es ochocientas veces superior.
  • La cavitación médica: este tipo de cavitación también es mayor que la real.

Cómo funciona el tratamiento de cavitación

El uso de ultrasonido rompe las bolas de células adiposas que se concentran en el interior de nuestro cuerpo. Estas bolitas, generalmente, suelen ser difíciles de eliminar de la manera tradicional de deporte y dieta. Una vez que son disueltas, llega el momento de eliminar la grasa, ahora en estado líquido. Esta fase es, precisamente, la que define este proceso no invasivo, y depende tanto del personal médico a la hora de desempeñar la fase inicial como de las propias pacientes, pues es necesario que estas tengan fuerza de voluntad para poder seguir los pasos necesarios.

Tras la intervención médica, será posible notar que la zona intervenida está más blanda de lo que lo estaba antes, pues las células, antes sólidas, están ahora en estado líquido.  Por eso, para eliminarlas, a paciente debe beber como mínimo un litro y medio de agua al día, seguir una diete sana y hacer deporte.

Para qué sirve

Viendo esto, podríamos afirmar que a día de hoy, la cavitación se ha convertido en una de las maneras más populares para darle a nuestro cuerpo la silueta que tanto deseamos, gracias a la supresión de zonas que presenten acumulación de grasa. Además, al ser un procedimiento no quirúrgico, suele ser la opción elegida como sustitución a la abdominoplastia, pues resulta mucho menos invasivo, los resultados son similiares y no es preciso pedir la baja laboral. Además, la paciente no sufre daño alguno mediante el proceso, a excepción de una ligera sensación de incremento de temperatura corporal que cesa en cuanto lo hace el tratamiento.

Otra de sus peculiaridades es que la paciente puede ir percibiendo los resultados a medida que avanzan las sesiones, por lo que es un procedimiento progresivo y no espontáneo.

Sin embarbo, es necesario que el procedimiento se lleve a cabo con un equipamiento de elevada caidad, que esté, de la misma manera, conducido por personal cualifficado y formado en este campo.

Por último, como  principalmente  hace es romper las cadenas de grasa, es posible que el personal médico aconseje combinar este tratamiento con técnicas de drenaje y de masaje linfático y una dieta adecuada,, pues es la combinación de estos factores la que realmente ayuda a la obtención de resuñtados óptimos y satisfactorios.

Resultados

Generalmente, es necesario que la paciente se someta a al menos doce sesiones de una duración aproximada de cuarenta minutos antes de poder ver resultados completos en nuestra piel. Además, es desaconsejable que el tiempo entre una sesión y otra sea menor de tres días, para evitar daños en la piel a causa del calor.

Además, tras cada sesión, es aconsejable someterse a procesos de drenaje (es decir, masajes) para ayudar a eliminar el tejido adiposo y para impedir que éste se absorba nuevamente. También, para tener mejores resultados, es recomendable que la paciente ingiera al menos litro y medio de agua. Por último, para tener el resultado que tanto queremos, es aconsejable que sigamos en todo momento (iespecialmente en el tiempo entre una sesión y otra) una dieta con bajo contenido calórico.

Contraindicaciones

Aunque la cavitación es un método generalmente efectivo, es desaconsejable que te sometas  él si sufres algún tipo de estas dolencias, como cáncer, enfermedades de tipo autoinmune, epilepsia  y especialmente, aquellas que afecten al tejido conjuntivo. Además, si padeces de úlcera, psoriasis o has tenido heridas recientes, es mejor que busques otro tratamiento que se adapte mejor a ti, pues el contacto directo sobre estas dolencias puede empeorarlas.

Tampoco deberías someterte a este tratamiento si estás embarazada o si tienes exceso de peso y no has establecido una rutina de ejercicios ni de dieta.

Efectos secundarios

El proceso estético de la cavitación no supone generalmente ningún tipo de riesgo en personas con condiciones de salud saludables. Sin embargo, antes de someterse a él, es necesario tener en cuenta que hay unas problabilidades muy reducidas de que se presenten los siguientes síntomas:

Rojeces e hinchazón en la zona tratada: esto se debe a causa del ultrasonido. Sin embargo, si ves que esto te ha sucedido, no te asustes, pues desaparece a las pocas horas y no supone ningún tipo de dolor durante el proceso. Es más, es problable que mientras dure el tratamiento vayas notando cómo tu tejido capilar se tensa. También seguramente notes una sensación de aumento del calor, que lejos de resultar agresivo, tendrá efectos relajantes e incluso calmantes.

Puede ocurrir que la grasa tratada se quede acumulada en una zona en particular. Pero generalmente, las causas de este efecto secundario no tienen su origen en el proceso en sí, sino que se deben a la ausencia de drenaje linfático (realización de un masaje con las manos o bien mediante los masajes basados en la presoterapia) anterior a la cavitación. La solución es sencilla: basta con realizar un drenaje para eliminar cualquier resto del proceso de cavitación.

Preguntas frecuentes sobre la cavitación

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que pueden surgir durante el planteamiento de si someterse o no a un procedimiento estético de cavitación:

– Hay otras técnicas para eliminar el exces de grasa, como la liposucción. ¿Qué método puede ofrecerme mejoras más evidentes?

SI lo que buscas es mejorar tu apariencia at toda costa, la liposucción es la opción más evidente. Sin embargo, y a diferencia de la cavitación, la liposucción es un procedimiento que se realiza necesariamente en un quirófano, por lo que es necesario permanecer unos días inactiva y en reposo. Por lo tanto, si pedir la baja en el trabajo no está en tus planes o estás en contra de llos tratamientos invasivos y quirúrgicos, la cavitación es tu tratamiento.

– Qué otros resultados podré notar en mi piel, además de la reducción de volumen y eliminación de tejido graso?
Al ser un tratamiento que se realiza a base de calor, la producción de colágeno (proteína que se encarga de producir las fibras de colágeno) se verá incrementada. Por lo tanto, la piel se verá menos flácida, y además la tensión acumulada en ciertas zonas será reducida considerablemente.
– ¿Es efectiva la cavitación si no sigo ninguna dieta alimenticia?

Es recomendable combinar el proceso con una dieta y una rutina de ejercicicios, pero si se da el caso de que has alcanzado tu peso ideal y sin embargo aún conservas algunas acumulaciones de grasa, el procedimiento estético de la cavitación puede ayudarte a conseguir la apariencia estética que tanto deseas.

– ¿Puedo hacer deporte mientras estoy sometida a un proceso de cavitación?
Sí. De hecho, los conceptos de cavitación y deporte van prácticamente de la mano, pues esta es la mejor manera de ayudare a eliminar esa grasa acumilada en los riñones. Eso sí, es aconsejable que no lo hagas por tu cuenta, sino que anteriormente consultes a tu especialista, para que pueda recomendarte cuáles son los ejercicios que lograrán resultados más eficaces en función de los lugares de acumulación de grasa. Otra razón por la que debes acudir antes a un profesional es paa determinar la cantidad de ejercicio idónea para ti, pues tampoco es recomendable entrenar de manera excesiva.
– Si sufro de una incorrecta circulación o mi piel presenta varices, sigue siendo recomendable que recurra al procedimiento estético de la cavitación?
En los casos en los que la piel presenta venas varicosas, lo más común es que la acumulación de grasa no se encuentre situada allí. Por lo tanto, lo aconsejable es recibir tratamiento por zonas, insistiendo en aquellas que no tienen varices como el abdomen, las caderas y los costados, y evitar aquellas en las que podamos ver que hay varices, como los muslos, pues la aplicación de calor aquí supone el riesgo de incrementarlas.

Para seguir navegando por el sitio, accepta la política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar